La depresión es un tema que está muy de moda en estos días. Los expertos en salud mental no se cansan de explicar que tras la COVID, la próxima pandemia será la depresión. Las redes sociales están llenas de mensajes explicando que es la depresión, hablando del suicidio… pero aún así, sigue habiendo un estigma muy grande en todo lo relativo a esta enfermedad mental. Cuando alguien dice que está con depresión, muchas veces el entorno no lo comprende, ni lo apoya. En muchos trabajos se ve incluso como una excusa para no ir a trabajar, porque ‘no es para tanto’.

Pero sí, la depresión es un problema de salud muy grave muy diferente a estar tristón o a pasar unos días decaído. Y precisamente, por eso es importante celebrar días como el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión. Una jornada que nos permite llamar la atención y explicar en qué consiste esta enfermedad, y los motivos por los que todos deberíamos prestar atención si sospechamos que alguien de nuestro entorno tiene depresión, o están en camino de caer en ella.

Qué es la depresión

La depresión es una enfermedad común, pero dependiendo de la intensidad que alcance, puede llegar a ser considerada como muy grave. En muchos casos, los sentimientos de tristeza, la ansiedad y la falta de esperanza pueden llevar a impedirnos desarrollar cualquier actividad de nuestra vida diaria, desde trabajar, hasta mantener relaciones sociales o familiares. De hecho, en casos graves, hay enfermos por depresión que no se pueden levantar por la mañana ante la imposibilidad de enfrentarse al día.

Entre los síntomas, además de la ansiedad, la tristeza o la falta de esperanza que acabamos de comentar, la depresión suele haber falta de energía, autoestima baja, falta de interés por las actividades diarias, o incluso por actividades y hobbies que antes nos gustaban, problemas de sueño, dolores de cabeza de estómago que nunca terminan de irse, problemas para concentrarse, pérdida de apetito… En los casos más graves, se presentan incluso ideas suicidas.

¿Cómo superar la depresión?

Ser consciente de que uno tiene depresión es el primer paso para superarla. La ayuda profesional es clave para salir de esta enfermedad. Pero además, es importante realizar deporte y actividades de ocio (al principio, sabemos que es duro y cuesta hacer esas actividades). Aquí, la fuerza de voluntad y el apoyo el entorno es clave. Pasar tiempo con gente que nos quiera, también es importante para salir del aislamiento que nos solemos autoimponer, y para sentir cariño y hacernos sentir mejor.

Si usted tiene depresión puede que realizar actividades para salir de ella el suponga un esfuerzo inmenso. Sin embargo, la predisposición a ello es el primer paso para lograrlo.

Recuerde que su estado depresivo le “transforma” y no es usted mismo no percibe las cosas de manera realista. Esta “transformación” con el tratamiento adecuado, con paciencia y con los apoyos necesarios desaparecerá y el mundo será menos negativo. En todo este proceso, es importante marcarse metas y objetivos realistas.

En este contexto, es muy importante el apoyo de familiares y amigos. En este sentido, además de apoyar a la persona con depresión, y tratar de planificar actividades para que esté activo, es muy importante mostrar empatía, escuchar y apoyar sin juzgar (en caso de que quiera hablar, porque en muchos casos se encierran y no hay manera de que hablen de lo que les pase), ni hacer de menos sus sentimientos. Intentar minimizar el problema y decir frases como ‘venga, que no es nada’, o ‘no tienes motivos para estar triste porque tu vida es buena’, no ayudan en nada. Además, hay que estar muy atentos si hace comentarios relativos al suicidio.

Compartir