Las nuevas tecnologías nos han hecho la vida más fácil en muchos aspectos. Pero a la vez, el uso de teléfonos móviles, ordenadores, tabletas… están haciendo que perdamos nuestra capacidad para memorizar. En una palabra, ahora, somos más vagos intelectualmente. Seguro que hace muchos años, te sabías varios números de teléfonos de memoria. Ahora en cambio ¿Cuántos números recuerdas?. Por poner otro caso, antes viajábamos con planos de papel, memorizábamos las rutas… ahora, dependemos de Google Maps. Y en cuanto deja de funcionar internet, nos sentimos perdidos.

Realmente, no hacemos esfuerzos por memorizar, ya que las nuevas tecnologías nos ayudan en el día a día. Y esto es algo contraproducente contra la memoria, y contra la salud mental. El paso del tiempo, junto a los malos hábitos que hemos desarrollado a lo largo de nuestra vida contribuyen al desarrollo del deterioro cognitivo y al envejecimiento prematuro del cerebro. Por eso, es fundamental ejercitar el cerebro para evitar que se deteriore. Especialmente importante es ejercitar la mente en las personas más mayores, para intentar retrasar las pérdidas cognitivas que se pueden dar por enfermedades, o por el simple envejecimiento.

Refuerza tu actividad mental

  • Leer a diario libros, revistas o periódicos.
  • Realizar ejercicios de estimulación mental, como crucigramas, sudokus, sopas de letras.
  • Realiza cálculos mentales. Olvídate de la calculadora, y calcula el coste de la compra, o suma matrículas de los coches, por poner dos ejemplos.
  • Practicar hobbies.
  • Aprende nuevas palabras en otro idioma.
  • Jugar a juegos de mesa como el ajedrez, el dominó, las cartas…
  • Acudir de forma regula a actividades culturales: exposiciones, conferencias, teatro…
  • Prestar atención plena a lo que se realiza en cada momento. Hay que evitar realizar varias cosas a la vez.
  • Al finalizar el día, repasa mentalmente lo sucedido durante la jornada, y piensa en las cosas que deberás hacer al día siguiente.
  • Aprender a tocar un instrumento musical ayuda a mejorar las habilidades cerebrales.
  • Observar un dibujo o una fotografía, y recordar el máximo número de detalles.

No te olvides de la actividad física

Junto a ejercitar la mente, también hay que llevar a la práctica la frase mens sana in corpore sano. Es fundamental combatir el sedentarismo.

  • Practicar actividad física de forma moderada, como natación, pilates, yoga, bailar, etc.
  • En caso de no poder realizar ejercicio físico, conviene caminar al menos una hora al día.
  • Realizar ejercicios físicos para mejorar la movilidad de las articulaciones.

Otros consejos

  • Es importante no aislarse y mantener las relaciones sociales con familia y amigos (aunque sabemos que ahora durante la pandemia, esto es más complicado a causa de las restricciones).
  • Lleva una dieta saludable. Es fundamental comer alimentos frescos, con especial presencia de frutas, verduras, hortalizas, legumbres y frutos secos. Hay que evitar el azúcar, los alimentos con grasas saturadas de origen animal y los productos procesados.

No obstante, recuerda: ante cualquier pérdida de memoria o de capacidad cognitiva, no dudes en acudir a un médico para que pueda ayudarte. Estos solo son consejos para mantener la mente activa, pero es fundamental recurrir a profesionales en caso de que lo necesites. 

 

 

Compartir