El trabajo ocupa un tercio de nuestra vida, así que independientemente de lo necesario que es para cubrir nuestras necesidades básicas, es importante que nuestra actividad profesional nos guste y que nos sintamos identificados con el proyecto y la empresa en cuestión. Todo se resumen en una cuestión de valores, principios, gusto por la actividad…y motivación.

La motivación es esa fuerza que nos dirige y mantiene hacia un objetivo hasta lograrlo y, en un entorno profesional, tener una plantilla llena de motivación es una de las metas a las que debe aspirar cualquier persona que dirige a un equipo. Pero, ¿cómo conseguir tener motivos a tus empleados? ¿Debes incentivar a tus trabajadores de manera monetaria? ¿Es la motivación una cuestión de dinero?

Pues no. Pero ojo, hay un hecho innegable: para plantearse cuestiones como la superación personal y la realización es necesario contar con un sueldo digno porque nadie vive del aire. Pero el dinero no lo es todo y partir de cierta barrera económico, hay otros factores que se tornan como determinantes. El salario forma parte de las condiciones laborales y aquí parámetros como la flexibilidad cobran gran importancia: disponer de un trabajo que nos permita disponer de un horario adecuado para disfrutar de nuestro tiempo libre, familia y amigos, así como de poder asumir ciertos márgenes para imprevistos.

Trabajar en un buen ambiente laboral también ayuda a la motivación. La comunicación, confianza y transparencia ayudan a poder trabajar más a gusto, la valoración de la tarea desempeñada y que pese a ser compañeros de trabajo, los lazos puedan ir más allá. No es cuestión tanto de hacer amigos (si esto sucede, mejor que mejor), pero sí de conocer un poco más a aquellas personas con las que pasamos tanto tiempo juntos.

Realizar siempre las mismas tareas es el enemigo acérrimo de la motivación. En este sentido, es importante – y ayuda a contar con un equipo más capaz – contar con una plantilla multidisciplinar donde los miembros vayan mejorando sus aptitudes gracias a la formación, ampliando conocimientos, experimentando… porque así, además de contar con trabajadores más preparados, salimos de la rutina y demostramos confianza.

 

 

PALABRAS A INCLUIR:

Compartir