En España hay miles de viviendas que no están acondicionadas para que vivan en ellas personas con discapacidad. De hecho, además de los problemas de accesibilidad en espacios públicos, las personas con discapacidad tienen un grave problema a la hora de encontrar una casa, ya sea de alquiler o en compra, adecuada a sus necesidades.

Una vivienda accesible es aquella que no tiene barreras que dificulten el movimiento interior en la misma. Y para que eso sea así, hay que tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • Suelos antideslizantes. Para evitar caídas, y favorecer la sensación de seguridad del usuario, el suelo debe ser de un material antideslizante. Por supuesto, no hay que poner alfombras que puedan provocar tropiezos.
  • Atención a las puertas. Sin duda, las puertas son uno de los principales obstáculos en muchas viviendas. Para asegurar la movilidad, el ancho de las puertas debe ser de al menos entre 60 y 80 centímetros. En caso de que en tu casa no tengas esas medidas, tendrás que cambiar las puertas. Y si te pones, las puertas correderas son más fáciles de abrir.
  • Libera los pasillos y las zonas de paso de muebles. Garantiza que haya al menos 90-100 cms. de paso en cualquier lugar de la casa, incluyendo los pasillos, y un 1,20 m. en las zonas de giro. Con esta medida aseguras que puedan pasar las sillas de ruedas sin problemas.
  • Atención al cuarto de baño. Esta estancia va a ser una de las que más reformas va a necesitar. El primer cambio que tendrás que realizar al adaptar tu cuarto de baño es cambiar la bañera por una ducha. Además, hay que instalar agarraderas y puntos de apoyo (hay que tener cuidado para que estén muy bien fijadas a la pared, ya que deben aguantar el peso de una persona). También habrá que tener cuidado con el lavabo, ya que deberá estar a la altura adecuada, y evitar que haya elementos como el pedestal, o un armario, que impidan que se acerque la silla de ruedas. También debemos contemplar un espacio de giro de 1,20 m.
  • En la cocina:  Es importante situar la encimera y electrodomésticos como el microondas a la altura adecuada. También es importante al alcance de todos los habitantes de la casa los extintores, y las llaves de paso de agua, o del gas. También es importante que haya un espacio de giro de 1,20 m. en zonas como la situada frente a la puerta, o frente al fregadero.
  • Plataformas elevadoras o sillas salvaescaleras. En una casa adaptada no puede haber desniveles, por pequeños que sean. En caso de escaleras para acceder al ascensor, a la vivienda, o incluso, para acceder al dormitorio en casas dúplex o unifamiliares, se puede instalar una plataforma elevadora o una silla salvaescaleras.
  • Enchufes e interruptores a la medida. Además de instalarlos a la medida, la domótica nos da la posibilidad de controlar la iluminación por control remoto.
  • Cuidado con las esquinas. Para evitar golpes, es bueno comprar muebles con bordes redondeados

 

Compartir