Si tienes que adaptar el baño para personas con discapacidad, tanto si es en casa, como si es un negocio, deberías tener una serie de consideraciones para que las personas con movilidad reducida puedan utilizarlo plenamente y sin problemas respetando la Ley de Accesibilidad. Porque hay que tener en cuenta que además de ser cómodo, tiene que ser seguro: no se nos puede olvidar que un porcentaje importante de los accidentes en casa suceden en el baño.

Cómo adaptar el baño para las personas con movilidad reducida

  • La puerta de acceso al baño debe ser amplia, con unas medidas de al menos 90 cm. de ancho.
  • La puerta, mejor corredera. Para evitar que la puerta no quede obstruida si hay un accidente, en muchos baños adaptados se opta por instalar una puerta corredera, ya que es mucho más fácil de abrir y se evita que quede atascada. Si por la estructura del baño no hay opción de poner una puerta corredera, quizás se pueda poner una puerta que se abra hacia el exterior.
  • El suelo debe ser antideslizante para evitar accidentes, y no puede haber desniveles. Por suerte, en el mercado hay muchos tipos de materiales y acabados, y seguro que alguno se ajusta a la decoración de tu hogar o de tu negocio.
  • En caso de que al baño tenga que entrar una silla de ruedas, debería asegurarse que la silla puede trazar una circunferencia de 1,50 metros de diámetro.
  • El lavabo no debe tener mueble ni pedestal.
  • La grifería deberá ser de palanca o presión, evitando las piezas que para funcionar necesiten un giro de muñeca.
  • La ducha debe estar a ras del suelo, o con un desnivel de 1,5 cm máximo. El plato de ducha debe tener una pendiente del 2% para asegurar que se evacua el agua de forma correcta.
  • El inodoro debe instalarse a 50 cm. desde el suelo, dejando 90 cm. a un lado para que pueda acceder la lista de espera.
  • Coloca asideros y barras para minimizar el riesgo de caídas y resbalones. Suelen colocarse junto al wc, en la ducha, junto al lavabo. Muy importante: asegúrate de que la pared resiste su colocación, y la fuerza de la persona que se agarra a ellos. En caso contrario, refuerza paredes y azulejos.
  • Los accesorios del baño como jabonera, toallero, etc, deben estar instalados a una altura no superior a 1,20 cm. del suelo.
  • El espejo debe estar a 1 m desde el suelo, además de contar con un ángulo de inclinación de 10º con respecto a la vertical.

 

Compartir