A pesar del buen tiempo que suele reinar durante el mes de septiembre, nada consigue ocultar la dura realidad: la vuelta a la empresa o al cole, en el caso de los más pequeños. La rentrée siempre es dura porque confesémoslo, es muy sencillo acostumbrarse a la buena vida, las siestas, la playa, las terracitas… Pero es septiembre y de la mano del mes de la cosecha llega el despertador, siempre puntual a su cita matutina.

El síndrome postvacacional es un hecho que afecta a pequeños y mayores, no obstante se sabe que cerca del 50% de los trabajadores lo sufre. Los principales síntomas son la desmotivación y la tristeza por el cambio de hábitos. Aunque se trate de un trastorno temporal, durante los primeros días puede provocar cansancio, desconcentración, irritabilidad, nerviosismo.

Por ello es vital motivar a los trabajadores, y los empleados con discapacidad no son una excepción.

Algunos consejos para motivar al personal discapacitado tras la vuelta de vacaciones

  • El retorno a la rutina es un gran momento para mejorar el clima laboral, y es que la socialización del personal con discapacidad es vital para el desarrollo de la persona y favorecer su inclusión social. Una buena manera de hacerlo es mediante acciones tan simples como una cena o comida de empresa para contarse las vacaciones y retomar el contacto perdido.
  • Asimismo, es una gran idea convocar alguna actividad de ocio dentro de la empresa, como puede ser algún curso o actividad deportiva, ya que la actividad física mejora el estado de ánimo y reducen la apatía. En Diversis, como bien sabéis, tenemos un empeño especial por desarrollar actividades para nuestros empleados durante todo el año, poniendo especial énfasis en las actividades deportivas.
  • También ayuda el retomar las labores de forma progresiva, evitando los cambios bruscos, si es posible que la vuelta al trabajo se realice con horario de verano (si es que la empresa lo tiene implementado durante el periodo estival).
  • Concentrarse en un proyecto de futuro que nos ilusione puede ayudarnos a mejorar la motivación del empleado.

Ante todo, es una cuestión de mantener una buena actitud, asumir que el trabajo es una parte de nuestra vida diaria y todo tiene su lado bueno, como es sentirse útil e integrado.

Compartir