La lengua de signos es una lengua natural, igual que cualquier otro idioma. A las personas sordas usuarias de una lengua, nos ayuda a desarrollar nuestra identidad, nuestra cultura.

Nos hace sentirnos unidos y estar integrados con el resto de la sociedad. Una sociedad que cada vez está más sensibilizada y comienza a mostrar interés en aprender lengua de signos porque es la lengua viva que te permite dialogar y comunicarte. Las personas que tienen alguna discapacidad añadida también la utilizan.

La lengua de signos es rica, es una lengua visual que te facilita entender el mundo y contactar con cualquier persona sorda a través, por ejemplo, del sistema de signos internacional, de una manera fluida y sin barreras.

Espero que la sociedad llegue a utilizar la lengua de signos como una segunda lengua y pueda acceder al mundo y contactar con el resto de personas de manera sencilla, y así integrarse con facilidad.

Os animo a aprender la lengua de signos.

La lengua de signos me aporta sentirme vivo, me facilita poder pensar, reflexionar, compartir, transmitir, soñar y, lo más importante, me aporta felicidad.

Habitualmente vemos que para para participar en la sociedad contamos con multitud de barreras, pero realmente la única barrera existente es la barrera lingüística.

Si todas las personas aprendiesen lengua de signos estaríamos integrados y llevaríamos una vida normal en sociedad. La lengua de signos nos aporta tradición, cultura, valores y desarrollo personal.

Óscar Ángel Sánchez Bravo

Empleado de Diversis Corporación

Compartir