Pasamos un tercio de nuestro día trabajando durante más de 30 años de nuestra vida. Parece claro que el trabajo es mucho más que una forma de obtener dinero sino también una parte importante de nuestra existencia, así que tanto empleados como empresas debemos intentar que el trabajo sea lo más saludable posible.

Iniciativas dentro de las empresas

A nivel empresarial, las instituciones públicas y privadas deben velar por la seguridad de sus trabajadores. Así, firman convenios con mutuas como MAS Prevención o Asepeyo, organismos profesionales especializados en la salud, para actuar en caso de enfermedad o accidente, pero también para formar en la prevención de riesgos laborales, tanto según la legislación como yendo un paso más allá, buscando una actividad laboral lo más cómoda posible.

Y es que no basta con cumplir con la ley. Un trabajador contento es una persona que se identifica con los valores de la empresa, colabora y aporta lo mejor de si mismo. Los trabajadores son el activo más importante de una empresa.

Por eso, pequeños detalles marcan la diferencia. Lo hemos visto recientemente con la instalación De Fuentes de agua en nuestras empresas, de modo que aquellas personas que deseen beber agua de calidad puedan hacerlo sin coste alguno, llevándola si es preciso a su puesto de trabajo. Del mismo modo, se han implantado espacios de descanso para poder disfrutar de los ratos libres cómodamente, sentarse a hablar con los compañeros de trabajo, conocer las informaciones de la empresa, comer ya sea mediante las máquinas de vending o empleando el microondas para calentar el tupper.

Otras iniciativas saludables son los torneos interempresariales: fútbol, baloncesto, tenis… o las actividades en común, como por ejemplo las escape room, actividades que fomentan la comunicación entre miembros, el deporte y la integración.

A nivel individual impera el sentido común y la formación recibida, que debe ser continuada, teniendo en cuenta que siguiendo las normas de prevención laboral los primeros que ganamos somos nosotros mismos.  Trabajar es un derecho y una obligación, pero ya que hay que hacerlo, hagámoslo con seguridad, comodidad y eficiencia.

Compartir