En Diversis a menudo hablamos de la necesidad de la integración laboral de las personas con discapacidad para reducir la desigualdad social existente en este segmento de la población. Como organismo que trabaja como asesor, intermediario entre empleadores y empleados y dinamizador a través de Stylejob, tenemos claro que no es suficiente con facilitar el acceso al mercado de trabajo, sino que también se debe velar por su bienestar y adaptación total. Por ello, hoy queremos resaltar la importancia de las unidades de apoyo.

¿Qué son las unidades de apoyo?

De manera simplificada, se entienden como unidades de apoyo  a los equipos multiprofesionales que encontramos en los Centros Especiales de Empleo cuya misión es superar las barreras, obstáculos o dificultades que los trabajadores con discapacidad de estos centros tienen en el proceso de incorporación a un puesto de trabajo, así como la permanencia y progresión en el mismo.

La Federación empresarial española de asociaciones de centros especiales de empleo  o FEACEM nos informa de qué  son las Unidades de Apoyo de forma más extensa,  sino que también explica que su  regulación está en el Real Decreto 469/2006 en BOE, así como nos detalla sus funciones. Entre ellas:

  • Determinación de las necesidades de apoyo individuales de cada persona con discapacidad en su área de trabajo
  • Orientación familiar y social de los trabajadores con discapacidad
  • Diseño de programas de formación
  • Potenciar la autonomía e independencia del trabajador discapacidtado
  • Favorecer la integración de nuevos trabajadores al Centro Especial de Empleo
  • Asistencia al trabajador en sus enclaves laborales
  • Detección e intervención en caso de deterioro evolutivo

Las unidades de apoyo están dirigidas especialmente a dos tipos de personas con discapacidad:

  • Personas con parálisis cerebral, enfermedad mental o  discapacidad intelectual, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33%.
  • Personas con discapacidad física o sensorial con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 65%.

Como conclusión, la importancia de las unidades de apoyo trabajando entre bambalinas es fundamental para lograr una adaptación total  de las personas con discapacidad al mercado laboral.

Compartir