Diversis Corporacion ha recibido la visita de El Heraldo, a raíz de ser finalistas de los premios IAF de este año se quisieron hacer eco de nuestra actividad empresarial y nuestro corazón social.

Artículo redactado por B.Alquézar.

Diversis Corporación aporta «el último toque» a los productos de sus clientes a través del embalaje o la presentación de expositores para empresas de sectores que van desde el textil a la alimentación y la gran distribución. También diseña y fabrica envases y coloca ‘sleeves’ o termosellado de plástico reciclable en botellas de vino o perfumes, entre otros ejemplos. Todo ello dando formación y empleo a personas con discapacidad, buscando tareas de mayor cualificación para desarrollar su potencial e ir desde el tradicional trabajo de empaquetado hasta el diseño 3D.

Origen en una fábrica de chupetes de Caspe

El fundador, Pedro Masats, procede de Caspe, donde sus padres fundaron una empresa de chupetes. Empezó a trabajar con centros especiales de empleo para empaquetar estos productos. En el 2000, tras la venta de la compañía familiar se planteó emprender por su cuenta. Buscó una actividad en la que pudiera seguir creando empleo socialmente responsable. «Pensé hacer la presentación de artículos para otros fabricantes», explica el hoy director general. Tras unos años trabajando con centros especiales de empleo terminó por crear uno. Así nació Stylepack en Zaragoza en 2007, convertida ahora en una filial que agrupa a otros tres centros en Madrid, La Rioja y Barcelona. Todos bajo el paraguas de Diversis Corporación, creada en 2015, y que el año pasado facturó 5 millones de euros y emplea a 306 personas. Su expansión fuera de Aragón se debió a «la necesidad de la proximidad con el cliente», impulsada por el auge del comercio electrónico, y aun teniendo Zaragoza una «posición logística envidiable», explica Enrique Guarné, director gerente, que se incorporó entonces. Han diversificado hacia «sectores que sufren menos la crisis» con Ecoform, en Barcelona, que trabaja para cosmética y perfumería y Stylelogs, de logística inversa. Cree que la automatización no terminará con el manipulado porque este permite la customización.

Tienen una agencia de colocación (Stylejobs), que les permitió dar «soporte al conocimiento que teníamos de la discapacidad», explica Yolanda Sancho, directora de Responsabilidad Social.

«Si no hubiésemos acometido el proceso de profesionalización el grupo sería inviable a nivel de costes», confiesan, por el incremento que han sufrido los de los centros especiales –pese a recibir subvenciones–, el último con la subida del salario mínimo. Las empresas ‘normalizadas’ del grupo les permiten competir «sin perder el corazón social», que aportan también a sus clientes.

Redactado por B.Alquézar- El Heraldo

Compartir