Como bien sabemos, la inserción laboral es una de las grandes espinas clavadas en el colectivo de personas con discapacidad. Y es que hasta que no se logre que las cifras de ocupación de las personas con discapacidad alcance niveles similares a las del resto de la sociedad, no habrá igualdad real con el resto de ciudadanos. En este sentido, buscar trabajo no es fácil para nadie, pero las personas con discapacidad lo tienen todavía un poco más difícil.

Después de todo, su networking es menor, lo que reduce la posibilidad de que conozcan a alguien que busque personas, en general tienen menor formación y por el otro lado, por culpa de los prejuicios de empresas y trabajadores. No nos cansamos de repetirlo: contar con una plantilla diversa mejora la capacidad productiva de una empresa, está demostrado. Contratar a una persona con discapacidad, además de cubrir un puesto requerido, también  afectan positivamente al resto de trabajadores, contribuyen a una sociedad mejor y al mismo tiempo, logran acceder a ayudas y subvenciones.

Cómo buscar trabajo (y conseguirlo)

Lo primero de todo es no dejar de aprender nunca: cursos, talleres, prácticas, voluntariado… todo sirve para aumentar capacidades, desarrollar aptitudes, engordar el currículum y conocer a más gente.  No se puede vivir del aire, pero hay cursillos online que llevan muy poco tiempo, no cuestan dinero y nos enriquecen como trabajadores y personas.

Por supuesto, cada experiencia nueva que lleves a cabo has de listarla en tu currículum, que ha de ser atractivo y debe personalizarse en función de la oferta a la que optes. No es lo mismo optar a un puesto de carretillero que de secretariado. En internet puedes encontrar numerosos formatos interesantes para actualizarlo. Cuando entregues un CV lo ideal sería que fuera acompañado de una carta de presentación, donde cuentes por qué quieres trabajar allí. Antes de hacerla, infórmate sobre la empresa.

La información es poder. Acude a empresas como Stylejobs para que te orienten sobre las alternativas disponibles y las ofertas de empleo actuales. Y también puedes visitar  la agencia de empleo para personas con discapacidad.

Sobretodo, no desistas: el trabajo que deseas puede estar mucho más cerca de lo que piensas, solo es cuestión de paciencia y seguir estos consejos.

 

Compartir